miércoles, 4 de julio de 2012

La inocultable amistad entre Juan Domingo Perón y el nazi Hans Ulrich Rudel

MUCHO SE HA DICHO SOBRE LA LLEGADA Y PRESENCIA DE LOS NAZIS A LA ARGENTINA. NO POCOS HAN SIDO LOS QUE TRATARON DE OCULTAR LO INOCULTABLE Y OTROS TANTOS SON LOS QUE SIMPLEMENTE MIRAN HACIA OTRO LADO. SIN EMBARGO, "LA UNICA VERDAD ES LA REALIDAD" HA DICHO ALGUIEN ALGUNA VEZ.

Hans Ulrich Rudel y Juan Domingo Perón en Buenos Aires, 1974.


El final de la Segunda Guerra Mundial significó no sólamente la caída del Tercer Reich y el triunfo de los aliados, sino también marcó el comienzo de una etapa que (también) tendría como protagonistas a los nazis que comenzaron (bajo la protección de una vasta y muy extendida red internacional) a huír hacia diferentes puntos del planeta. Sobre este tema mucho se ha escrito y mucho se ha dicho, debatiéndose siempre sobre la posibilidad de encontrar el límite entre la realidad y la leyenda.
Muchos jerarcas nazis han llegado a estas tierras desde 1946 en adelante. No han sido nazis de segunda línea ni mucho menos (que también los hubo) y así las cosas, tenemos los concretos casos de personajes entre los que podemos destacar a Adolf Eichmann, Erich Priebke, Martin Bormann, Josef Menguele, Joseph Schwammberger y tantos otros.
La lista, claro está, puede completarse con otros nazis llegados a la Argentina y amparados debidamente por un régimen que les resultó más que amigable como el imperante en la Argentina bajo el mando de Juan Domingo Perón. Allí están los casos de Adolf Galand, Kurt Tank, Ante Pavelic (el líder de la Croacia nazi y asesor de Perón) y finalmente el caso de  Hans Ulrich Rudel.

¿Y quién era  Hans Ulrich Rudel? Se trataba, ni más ni menos, que de uno de los soldados más bravos (en todo sentido), con más arrojo y más condecorado de la Segunda Guerra Mundial. Rudel "atesoraba" en su palmarés una lista negra de bajas por él producidas en la contienda. Rudel fue coronel de la Luftwaffe desde sus 26 años de edad siendo el único responsable de 2.530 vuelos de combate, 519 tanques de guerra y blindados destrozados, 150 destacamentos artillados totalmente destruídos, 70 buques de guerra enemigos hundidos y 800 vehículos militares de todo tipo puestos fuera de circulación. Como "frutilla de la torta", su heróico regreso de una misión en la que fue tan seriamente herido razón por la cual perdió una pierna a pesar de no "acusar recibo" y seguir peleando.

Adolf Hitler y Hans Ulrich Rudel.


Para un "soldado" del Tercer Reich eso era algo para enorgullecerse, era algo grande, cosa que le valió ser el único soldado alemán en quedarse con el más que dudoso privilegio de llevar en su chaqueta la "Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro con Hojas de Roble Doradas y con Espadas y Brillantes". Sus encuentros con Adolf Hitler y la nefasta admiración que el sangriento dictador alemán profesaba por Rudel hablan por sí solas de este hombre...
Pero no sólo Adolf Hitler lo admiraba, lo respetaba y le dio su "amistad". Por este lado del mundo también supo ser merecedor de todo eso y Juan Domingo Perón fue el abanderado de los que disfrutaban de contarlo entre sus amistades...
Perón gozó de su presencia (la de Rudel) en la Argentina y consiguió que el nazi se convirtiera en mucho más que su amigo personal y consejero. Perón logró que Hans Ulrich Rudel fuera uno de los creadores de la Fuerza Aérea Argentina y miembro activo de IAME, institución estatal que produjo en la Argentina el primer avión a reacción fabricado en el país, con tecnología (obviamente) "alemana".

Felicitado y admirado por la plana mayor de los nazis.


La amistad y colaboración de Rudel (considerado por los neo nazis en la "reformada" Alemania de posguerra, como el nuevo Führer) y Perón se prolongó en el tiempo y así las cosas, los dos pudieron volver a encontrarse en 1974, poco antes de la muerte de Perón en la residencia que el tres veces presidente de Argentina tenía ubicada en la calle Gaspar Campos, en la localidad de Vicente López, Buenos Aires (Ver primera foto de este post).


Un Perón entrado en años junto a Rudel. No fue sólo una relación de amistad momentánea.


Hans Ulrich Rudel ha sido un nacionalsocialista que nunca renegó de sus ideas y que siempre trató de imponerlas sea donde sea. Nunca retrocedió y nunca sintió la más mínima culpa por haber sido uno de los estandartes indiscutidos del poderío bélico y destructivo del Tercer Reich. Tal vez por eso mismo haya tenido tan buen recibimiento en Argentina.
Murió en Rosenheim, Alemania, el 20 de diciembre de 1982. Más de uno en Argentina seguramente se habrá lamentado.




11 comentarios:

  1. Simplemente voy a contar tal como me la contaron a mi una simple historia que involucra a ambas mujeres. Una noche de Junio de 1952 un largo coche negro entró por el portón de la residencia presidencial que entonces estaba ubicada en la calle Austria, hoy solar de la Biblioteca Nacional. En el automóvil iban dos personas y un chofer. Una de ellas un empresario alemán radicado en el país de apellido Clement, la otra una misteriosa mujer elegantemente vestida de negro con un collar de perlas adornando su cuello. La dama rubia regordeta que no pasaba de los cincuenta años, se dirigió rápidamente a la habitación donde la primera dama argentina Eva Perón se encontraba agonizando. El motivo de la visita de esta mujer que vivía habitualmente en la lejana Patagonia, era interesarse por la salud de la enferma y proponer la adquisición de una droga que traerían por su intermedio de Alemania, mediante un laboratorio alemán radicado en Buenos (el mismo en que trabajó un tal Doctor Gregor-o Mengele). Esa Droga salvadora que se estaba experimentando en animales, podría salvarla. No se sabe lo que Eva Perón y esa mujer hablaron realmente. Clement el único testigo del encuentro, ya no vive. Lo cierto que Eva parcialmente lúcida ese día alcanzó a desearle un buen viaje de retorno a ese lugar lejano de la Patagonia donde la esperaba su marido. Un veterano de la Primera Guerra Mundial. En el viaje de vuelta a Villa la Angostura, Eva Braun meditó seguramente, sobre la juventud de la mujer que agonizaba siendo tan joven.- Marcelo Arndt

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Discúlpame por ciertos datos que utilizas pueden ser erróneos ... 1 clement no puede ser ya que clement era Adolf eichman lo cual no estaría vinculado a Perón por su paranoia de ser capturado por el mossad de Israel y trabajaba en la Mercedes de bs as de incógnito y 2 el nombre de mengele era Josef no gregor ... Saludos desde Uruguay

      Eliminar
    2. BUENO, GUAAUU, EVA BRAUN...HITLER...NO TENGO DUDAS QUE MUCHOS QUE ESCAPARON DE LA GUERRA ESTUBIERON EN ARGENTINA..PERO ME QUEDO PARALIZADA CUANDO ALGUIEN CUENTA UNA VIVENCIA A RESPECTO...Y DESPUES DE LEER O VALIENTE Y HEROICO QUE FUE Hans Ulrich Rudel YO TAMBIEN LO ADMIRO...

      Eliminar
  2. Que pasaría si bajara una foto de mi abuelo mi padre y un tal Adolf? y también bajara una foto de mi padre y yo para corroborar que es mi padre!!
    Lo malo de la segunda guerra fue no conseguir un telón inmenso para ocultar las atrocidades que dejan los cambios de direcciones que suceden de acuerdo a las ideologías de los mandatarios de turno!
    Hay barbaries peores hoy mismo mientras estoy escribiendo. Pero sus telones son inmensos!
    A modo de ejemplo, hoy en un auto te exigen una sabana blanca sin que por ley sea exigible! Para casos de accidentes! ( tengan en cuenta no solo el supuesto accidente por el cual te exigen la sabana! tambien piensen en señales, autos, marcas, modelos, rutas, limites de velocidad, etc..(los beneficiarios de lo nombrado anteriormente si ese accidenten no pasara)
    Hasta cuando la segunda guerra, el holocausto, los nazis, los campos de concentración y esas malas acciones van a seguir favoreciendo a personas, grupos y países??
    Saludos y en lo que puedan medianamente vivan en paz!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seria interesante ver la foto del tal Adolf...

      Eliminar
  3. Un argumento falaz que por repetitivo pretende constituirse en verdad.
    El asunto es ensuciar la figura del insigne patriota general Juam Domingo Perón vinculándolo al nazismo. Hans Ulrich Rudel era un nazi convencido ; pero eso no viene a cuento , decir que Perón protegió a un nazi es por lo menos una estupidez y seguro un argumento falaz, Rudel fué un extraordinario as de la aviación y es cierto que fué condecorado con una condecoración mayor que la máxima y por el mismísimo Hitler . Pero Rudel No fué un genocida y la prueba es que se mostró por todos lados libremente sin ser acusado de ningún cargo por ningún investigador , verbigracia Simon Weinsestal . Perón lo tomó para ser instructor de la nueva Fuerzza Aerea Argentina que fué creada por Perón y que luego lo traicionó poniéndose del lado de los vendepatrias gorilas y asesinando al pueblo argentino. Perón Jamás fué nazi y tuvo siempre una excelente relación con la comunidad judía decir lo contrario es una total canallada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... tiene dos orejas ... mueve la cola y ladra ....¿ que es ? y ...es un perro ....PERON ERA NAZI ...guau gua guau

      Eliminar
  4. Estaria muy bueno ver la foto de ese "tal Adolf", mandamela al siguiente mail: fjcovic@yahoo.com.ar

    ResponderEliminar
  5. Hola! Estaría bueno que también hables de las atrocidades que hicieron los judíos en Europa, y cómo el sionismos nos está arruinando a todos...

    ResponderEliminar
  6. La guerra a veces es un mal necesario. .lo malo son las víctimas inocentes. .. el enemigo a veces hace daño. . Pero nada nos destruye tanto como el odio. .

    ResponderEliminar
  7. Es lo mas tendencioso, erróneo, lleno de datos imprecisos, nombres incorrectos, cargado de odio y descalificaciones que leí en mi vida.

    ResponderEliminar